lunes, 23 de julio de 2007

Why I Stopped Worrying and Learned To Love the MardiGras


Normalmente me imagino cosas como la muerte de Fidel Castro y la subsecuente división de Cuba en capitalista y socialista. ¿Se imaginan? El muro de la habana, dividiendo la cuba occidental-yanqui-imperialista de la popular-democrática-compaysegunda-cuba-oriental.
Es ahí cuando me digo que he tenido de maestros a maestros, eso es obvio, maestros de yoga que te introducen en el budismo y te motivan a usar mantos naranjas, maestras francesas que te enseñan a preparar un Raspberry Kamikaze (Raspberry Vodka + Jugo de lima + triple sec ) para olvidar el amor, y maestros negros como , Baudelaire y Oliverio girondo que no buscan sino motivarnos a ser destruidos por ese amor.
Podría pasarme toda la tarde hablando de la "Sed non satiata" de placeres efímeros que bien conoce el señor baudelaire, cuya imágen tengo pegada detrás de mi puerta. Pero lo único que haría sería despertarle a usted -mi tan- querido lector ese morbo casi ancestral que viene cargando ya hace algunos largos y lentificiados .... minutos...
En cambio quiero evitarle los ya conocidos métodos de enamoramiento y los trámites e impugnaciones sexuales, para pasar así a lo que pasa cuando estos procedimientos no son suficientes y la pareja se separa.
Esto lo haré utilizando a Madame Richesse, tarde o temprano se iban a enterar...de ella que en paz descanse.... Madame Richesse fue maestra mía ya hace algún tiempo, nacida en Toulousse, Francia. Divorciada al año de matrimonio, feminista empedernida,asidua del queso Roquefort con gusanos y la campiña.
Luego de su terrible divorcio, causado por su feminismo -ya que quería le llevara su marido, el desayuno a la cama-, salió de Francia, autoexiliada. Recorrió China, México, Sudamérica, España (dónde aprendió español) y tuvo una crisis de identidad tan grave que terminó en Nueva Orleans. En esa ciudad se sintió más agusto con su nacionalidad que en la misma Francia, aparentemente los hombres eran más dóciles y obedientes.
Pero nada es para siempre y su breve alegría en el American/cajun dream terminó cuando el huracán Katrina llegó y fue evacuada ( la evacuaron por ser de piel blanca).
Para no extrañar tanto Nueva Orleans, trabajó en el norte de México, pero cayó en la cuenta de que ahí no había Mardi Gras, ni comida Cajun, pero tenía una ventaja, no había cocodrilos.
Luego de la reconstrucción regresó a Nueva Orleans y fue devorada por un cocodrilo que estaba en su chalet. Yo la conocí durante las 2 ocasiones que estuvo en México.
A veces aún la compadezco por querer escapar del amor navegando por todo el mundo.
Pero el Raspberry Kamikaze que se aprendió en el Mardi Gras antes de morirse es por sí mismo una obra de arte.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

xD
`
proximamente: "Shine of The Flamingo" xD "Flamingos Wide Shut" xD xD xD

oie nene... ayudame a escribir ese screenplay!!! xD

vamos bien =3

Fla.

cookkk dijo...

ya son 2 comentarios.



.



jaja

Maniquí sin identidad dijo...

mE HIERVEN las hormonas del sexy recorrido que se aventó M. Richesse yummiiii